jueves, 9 de junio de 2016

La raíz del problema

En el mundo hay gente que vive de forma inconsciente, viven como robots, caminan, comen, e interactúan con otros de forma robótica, esto es causado por la falta de consciencia, esto sucede cuando la persona generalmente en la niñez, adolescencia o juventud se identifica con la mente y con sus pensamientos, sentimientos y emociones. Por lo tanto los mismos poseen a la persona y toda la energía se va al plano mental, y la persona pierde el sentido del YO SOY y de la conciencia sobre su cuerpo y su entorno. Entonces se duerme. De ahí salen todo tipo de psicopatológicas y trastornos psicosomáticos, este problema se conoce como adicción a pensar o en un tono mas cómico “diarrea mental”. La persona literalmente no puede parar de pensar, no puede enfocar su conciencia, lo que es conocido como el observador en psicología, al momento presente, entonces su vida se vuelve miserable ya que pierde el gozo de los sentidos y se crea el ego.



El ego: es identificación con la mente, se sostiene en base a deseos, apegos, autoengaños, pensar en el futuro, pasado, querer cambiar a los demás, comparaciones, y todo tipo de historias que lo hacen existir. Para disolverlo: tienes que ir soltando deseo por deseo, apego por apego, y cada una de las cosas anteriormente mencionadas hasta que sientas y puedas decir, “no necesito saber nada mas, no necesito llegar a ser nada mas, me siento tan bien conmigo mismo que no necesito nada, estoy en paz” Esta es una afirmación de ejemplo, tú puedes probar otra también.

Esto no significa que no los harás, significa que ya no los tendrás pendientes en tu cerebro generando un desgaste energético innecesario, simplemente si quieres algo, solo hazlo y punto. El desear, el añorar es innecesario, genera sentimiento de vacío y es una ilusión en tu mente.

Lo ideal es que cada vez que te caches que estas pensando en alguno de esos rollos, uses estas dos técnicas:
Sustitución: te pones a sustituir pensamientos de deseo, negativos por otros de gratitud y positivos, es decir que te hagan sentir gozo y sentimiento de llenura, de realización.
Meditación: observar la mente hasta que quede en silencio, paz y quietud.

Ejercicio: para poder parar de pensar y recuperar tu estado natural, no tienes que hacer nada, solo respirar y observar tus pensamientos, sin reprimirlos ni seguirlos, y con el tiempo conseguirás que los espacios de silencio mental se hagan mas largos hasta que finalmente logres controlar tu mente y estar en paz.

Tips de apoyo: este problema disminuye con los siguientes consejos:
1. Mantente activo físicamente, camina de 1 a 2 horas por día y haz todo tipo de actividad natural que harías en tu vida cotidiana.
2. Come los alimentos templados, salivando bien y masticando hasta hacerlos líquidos
3. Hazte masajes en la cara y en el cráneo, prueba con digito puntura o ayurveda
4. Ve a la naturaleza o algún lugar parecido, allí tu mente se despejara
5. Haz ejercicios de qi gong o yoga manteniendo tu atención
6. Escucha música zen, de relajación con sonidos naturales
7. Practica estar atento al momento presente sintiendo tu cuerpo y el entorno
8. Mantén los niveles óptimos de magnesio, triptofano, vitamina c y enzimas, ayudan a estabilizar el cerebro. Para eso come muchos alimentos que los contengan.
9. Piensa de forma suave y lenta y cada vez más suave y lento hasta que los pensamientos sean tan sutiles y ni los notes.

Aclaración: en este artículo no estamos diciendo que es malo pensar, si no que la adicción a pensar, el no poder controlarlos, el no poder dirigirlos conscientemente es el problema. Es una enfermedad terrible tener 60 mil pensamientos diarios involuntarios, pero a pesar de que es normal, no es para nada natural y mucho menos sano.

Espero que este artículo te haya ayudado y te deseo lo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada